Explicando mi ausencia…

Bueno gente, mi última entrada fue del 1 de mayo, y no he escrito nada desde entonces. No me quiero enrollar mucho y por consecuencia aburriros, así que seré breve.
Lo primero de todo, yo soy estudiante, y como es lógico, no puedo anteponer un hobby a mi obligación. Estudio ingeniería y con eso algunos ya lo entenderéis perfectamente, pues es una carrera a la que hay que meterle muchas, muchas horas. Primero fueron los exámenes de Junio, luego que encontré trabajo (sí, es posible si lo buscas bien), y lo más jodido de todo: el fallecimiento de mi madre.

Mi madre, que en paz descanse ya, cayó enferma allá por mayo del 2011. Al principio tenía solamente un dolor en el cuello, de haber cogido frío. Para aliviar su dolor, le dieron tranquilizantes. El resultado fue la amortiguación del daño que sufría a cambio de que le robase toda la energía del cuerpo (son tranquilizantes al fin y al cabo). Pasó el tiempo y el dolor no desaparecía. Tras muchas pruebas y hospitalizaciones a mi madre se le pronosticó un cáncer de pulmón inoperable. Se encontraba en las paredes del pulmón izquierdo, muy cerca del corazón y de la espina dorsal.

Nos dijeron que para ser un cáncer, era de células grandes, que entre lo malo era lo mejor. Empezaron las sesiones de quimioterapia, que aunque la gente lo vea como algo bueno, yo a mi madre la vi sufrir infiernos con ella. Cumple totalmente lo que promete un veneno. No me quiero enrollar con esto pero la quimio no es la solución, no deja de ser cazar moscas con un cañon… llevándote al que tienes delante con la mosca. ¿Y qué problema hay con esto? Pues que aparecen más moscas transcurrido el tiempo, y los mismo le pasó a mi madre. Volvieron a brotar los tumores… pero esta vez traían un regalo consigo: un ictus. Es ya mediados de junio de 2011.

Para los que no lo sepan, un ictus es una coagulación de la sangre que tapona una vena en el cerebro, dejando incomunicada y sin remedio una parte del cerebro. Mi madre, además de perder movimiento en el brazo y pierna derechos, no volvió a expresarse como antes nunca más.

Ya durante los últimos meses los tumores se habían reproducido tanto que hacían presión en el esófago, impidiendo a mi madre tragar cualquier sustancia sólida. Con un atisbo de esperanza, mi madre luchaba con todas sus fuerzas con un enemigo mucho menor que ella, pero que atacaba despiadadamente sus óganos vitales. Estaba ya condenada.

En un intento de mejorar la calidad de vida de mi madre, los médicos operaron a mi madre, administrando una prótesis en el esófago para que pudiese comer. Finalmente, el 13 de agosto de 2012, Milagros Hernández Cabezuelo murió ahogada por la misma prótesis que la ayudaba a comer debido a la presión que ejercían los tumores sobre éste.

Mamá, si en el cielo tenéis internet y has leído esto, que sepas que tu familia te recuerda todos los días y lo haremos hasta que nos encontremos contigo en el otro lado. Haremos que te sientas orgullosa de nosotros, lo juro.

Mi más sincera gratitud  a todos los que habéis leído esto, y por primera vez en este blog, no os voy a obligar a escribir comentarios con vuestra opinión. Salu2 😉

Publicado en Uncategorized | 2 comentarios

Análisis Otaku: One Piece

ONE PIECE

MAGNIFICENCIA. Así es como describo yo a esta inmensa obra maestra del anime/manga, a partir de la cual he fundamentado una parte gruesa de mi personalidad. Lo tiene todo, y diga lo que diga de este anime se quedará corto.

Os voy a ser sinceros, no os pienso hacer un resumen tochaco (pero sí una presentación) ni a presentaros los personajes, téneis que veros la serie sí o sí. Así a las malas, visitad la wikipedia de One Piece e informáos un poco.

One Piece es el objetivo final que se ha propuesto Monkey D. Luffy, un hombre de goma gracias a las frutas del diablo, bien pues su sueño es convertirse en el Rey de los Piratas. Siempre acompañado de su sombrero de paja, luffy y sus nakamas tienen a sus espaldas más de 500 capítulos en la serie Anime y superan ya los 650 cuando hablamos del Manga, y estoy seguro de que Eiichiro Oda (autor) tiene todavía mucho que contar.

¡A la aventura!

Como buenos piratas, el Ron y la Cerveza no faltan nunca.

Bueno, de lo primero que os quiero hablar es de las sagas. Son variadísimas, intercalando entre sagas largas y muy complejas y con un final que hace temblar el mismísimo cielo con otras más cortas, más desbaratadas, más dinámicas, y más divertidas. No voy a decir nada de las sagas, pero sobretodo en las largas, podríamos escribir perfectamente un libro sobre cada una. Además, no están conectadas unas con otras, dando un cambio radical a las circunstancias por las que pasan los Mugiwara (nombre original de Sombrero de Paja) en cada escenario. Tocan temas diferentes, pero que en el fondo no nos son del todo nuevos. Como ejemplo, hay sagas en las que hallamos conspiraciones contra el gobierno mundial, dictaduras de un “Dios” todopoderoso que reina mediante el miedo, la discriminación y opresión entre distintas razas, la nobleza acomodada y ególatra a la que hay que tenerle tanto amor como temor, una guerra civil, y un montón más de historias que no vienen a cuento porque debéis de descubrirlas vosotros mismos. Os lo he resumido muy a lo bestia, pues cada historia tiene su origen, y Oda es capaz de darnoslo con un aire fresco y revitalizante, a su manera. Y es que lo interesante de estos temas son las reacciones de nuestra querida banda pirata. Al igual que en las sagas, los pasados de nuestros personajes serán complicados, incluso traumáticos Te llegarán al alma.

Al igual que las sagas, el mundo es muy variado y diversificado, desprendiendo una imaginación bárbara. Además, al cambiar de emplazamiento también cambia la perspectiva de los personajes pertenecientes a ella. Por lo tanto, no estamos hablando solamente de un cambio de escenario, sino también de cultura y sociedad. Es bastante más gordo de lo que parece en un principio cuando me leéis.

El fundamento científico del propio mundo está jodidamente bien pensado, y un ejemplo son las explicaciones físicas de las corrientes. Con esto no hacemos más que dar todavía más realismo al mundo de One Piece, porque además Oda también explica detalladamente la composición del propio mundo, narrando cómo están distribuidos los océanos y la tierra en un mundo repleto de agua. Tengo que insistir en esto porque el tío se saca verdaderas genialidades de la manga, siempre coherentes e ingeniosas.

De verdad que hay que persistir en este hecho, porque mientras otros simplemente dejan un velo de misterio con respecto al entorno, Oda da todos sus esfuerzos para que no haya un solo agujero en la representación del universo que ha creado. Hay mangas situados en un mundo fantástico (ej: Naruto, Hunter X Hunter, Dragon Ball…), en nuestro propio mundo (Monster, Hellsing, los mangas estos puercos de chicas adolescentes calienta pollas, Hamtaro (sí, por qué no) y un largo etcétera del que no quiero saber nada por ahora) pero One Piece va un paso más allá y recrea un mundo totalmente imaginario pero con todas las características de un mundo real, y tras tantos años siguiendo la serie, solo le he encontrado un punto flaco: le vendría bien más multiculturalidad. Nadie es perfecto.

¡¿Pero tu que coño fumas?!

Llegamos al punto en el que seriamente se nos plantean dudas sobre el estado mental de quien ideó esta serie: los personajes.

Los personajes. Si no llega a ser por esto, One Piece sería una serie muy buena, pero no la mejor. Esto es lo que hace que la serie realmente única y original. Y conforme vas avanzando en los capítulos las dudas sobre la droga que fumaba Oda para crear a estos personajes se hace más consistente. Como podéis ver ahí arriba, ese es uno de los personajes más extravagantes que te puedes encontrar en la serie: Bon Kure (sí arriba pone Bon Clay, pero en japo es Bon kure) , alias: Mr. 2.

Imposible describirlos porque la gracia es que se salen de tu imaginación. Voy a intentar explicarlo con un símil: imagínate que una ardilla bipolar decide hacerse cisne pegándose plumas alrededor del cuerpo mientras va dando patadas aleatorias a todo el mundo intentando representar el lago de los cisnes. Bien, esa sensación que recorre tu cuerpo ahora mismo es la misma que recibirás cuando conozcas a Mr. 2.

Una de las escenas más absurdas de One Piece. Para los que no los sepais, Tekkai es una técnica para que nuestro cuerpo adquiera la consistendia del acero, de forma que sea imposible cortarte con un objeto cortante. Siento no haber podido poneroslo en español D:

Sólo hay una serie que haya superado en este aspecto a One Piece: Bobobo. El rey del absurdo, cómo no. Para los que no la conozcáis, ¡dios santo! Tenéis mucha tarea pendiente.

Gomu Gomu No…

Llegamos a una arte importante de nuestro análisis: los combates.

Como buen Shounen, las batallas en One Piece están muy presentes. La calidad de sus batallas varía según tus gustos. Claramente hay dos maneras en las que se entablan las batallas en One Piece. Primeramente, con los bestiajos, véase Luffy, Zorro y Sanji con su típica fuerza mostruosa. Y luego están los que tiran de inteligencia para entablar sus peleas, refiriéndome a Nami, Ussop y Chopper por ejemplo.

En definitiva: tenemos batallas para todos los gustos, algunas basadas en estratagemas realmente sorprendentes. Tanto si te gustó Dragon Ball como Pokémon, te gustará esta serie.

Por supuesto ponerme a hablar de las batallas sería perder el tiempo, aunque sí os voy a puntualizar que las batallas tochas de luffy suelen ser terriblemente intensas y agonizantes. Os voy a resumir  las batallas de Luffy con una cita de un personaje y una imagen interesante:

“De vez en cuando te encuentras a gente como él. Gente que arriesga su vida una vez que ha decidido el motivo de su lucha, tener enemigos así es algo muy complicado: Luchará hasta el final. Sin importarle si gana o pierde”

“Vivir o morir. En un duelo pirata, aquél que duda, aunque sea por un segundo, pensando en la muerte, será el que pierda con toda seguridad. Y al menos… ese chico no ha dudado en ningún momento. ¿Es esa determinación la que le hace levantarse una y otra vez? ¿O es la simple convicción de que no va a morir?”

Y por último pero no menos importante: la banda sonora.

Creada por Tanaka Kouhei y Hamaguchi Shiro, el OST de One Piece iguala a bandas sonoras tales como la de Naruto (que no Shippuden, cuidado). Un trabajo sobresaliente que deja el listón muy alto. La calidad del OST decae un poco con el cambio que se hace en la segunda mitad actual de la serie, cosa que al parecer va a cambiar radicalmente con la llegada de la nueva temporada de One Piece (la mitad real de la serie).

Ya sabéis como soy con esto, sinceramente a lo mejor no le pondría un diez, pero contando sólo con el despunte de calidad al principio de la serie, tiene un 9.5 fácil. Una pena que más tarde la banda sonora pase a un segundo plano. Tengo la gran esperanza de que la cosa cambiará en los próximos capítulos.

Para finalizar la entrada y como resumen final: estamos delante de uno de los manga y anime más influyente de todos los tiempos, y mi opinión es respaldada por la crítica (que puede que no sean tan extremistas como yo) y por sus cifras de ventas por todo el mundo. Es una serie que te encandila desde el principio, con sus personajes, con sus situaciones y con sus personalidades. Reirás con ellos, llorarás con ellos, sufrirás en los peores momentos con ellos y te alegrarás de las victorias con ellos. Si lo sabes apreciar, será una de esas obras que te cambiarán la vida y tu forma de admirar el mundo. Además su traslado al anime es de lo mejor que te puedes encontrar, y no te retirará como otras series al manga.

Si no sabías de esta serie antes y te empiezas a preguntar qué cojones haces que no lo estás viendo, te doy los primeros pasos para que empieces a verlo, dándote la dirección del mejor fansub actual de habla hispana: Redlinesp.

Bueno chavales, que ya acabo. Aquí lo dejo por hoy, si queréis más Time for Toons ponedme un comentario y si os apetece dadme ideas ;D.

Publicado en Uncategorized | 5 comentarios

The Journey, la prueba de que los videojuegos son un arte

Hola chavales, ante todo tengo que disculparme con todos vosotros, pues hace ya mes y medio que no escribo nada. De verdad, lo siento, no tengo excusas. Lo único que puedo alegar en mi defensa es que simple y llanamente no estaba con una actitud muy productiva. Falta de ideas y de ganas, básicamente. Pero hoy me he levantado y, por esas situaciones absurdas de la vida, me ha dado por hacer recapitulación en el blog. Me han vuelto las ganas y las ideas, ¡ahora es el momento de escribir!

Muy bien, hoy hablaremos de The Journey, juego lanzado para el mercado digital. Me levanté con la vena derrochadora ayer y me gasté nada más y nada menos que… ¡13 pavazos! En fin, si es que estoy más pelado que una rata topo del Fallout.

Bueno, antes de comenzar, tenemos que decir que es un juego creado con modesto presupuesto y con una desarrolladora modesta. ¿Qué quiere decir esto? Pues que no están tan atados a las querencias populares ni esclavizados por jefes con traje y corbata que lo que menos hacen es jugar a videojuegos. No se guían totalmente por la demanda, así que su libertad a la hora de incluir temática y elementos nuevos, y por lo tanto arriesgar, es mucho mayor.

Si veis varios análisis de las diversas webs especializadas en videojuegos, veréis notas altas, muy altas. A mi desde luego me parecío muy chocante que un juego, a simple vista, tan modesto se llevara tantos aplausos, y como en este blog creemos en “ver para creer”, quería probarlo yo mismo. Mi opinión esta bastante alejada de la de la multitud, y ahora veréis por qué.

Lo primero, la jugabilidad. Es un poco dificil de explicar, pero es algo que no habréis probado jamás. Solamente se utilizan los joysticks y dos botones (en mi caso la “equis” y el “círculo”). Con uno saltamos, y con otro producimos lo que parece una onda sonora (dejándolo pulsado se potencian las habilidades, saltando más y generando una onda más grande). No hace falta más.

Y vosotros me diréis: pero Pregun, ¿No es demasiado simple? ¿Dónde está la gracia? Bueno, aunque no quiero catalogar este juego bajo ningún tipo, he de decir que básicamente es un plataformas. Y como tal la jugabilidad no se complica mediante el mando, sino mediante el entorno. Me explico. Conforme avanzamos en la partida, nos topamos con una especia de magia en forma de símbolo, que nos creará una capa en nuestra espalda. Conforme más conigues, más grande se hace la capa.

El prota

Lo interesante de esta capa es que te permite saltar más y mantenerte en el aire, y cuando acumulemos tamaño en la capa, prácticamente volarás. Solo hay un problema, y es que la capa pierde magia cuando saltas. Para recargarte, necesitas meterte en boxex mediante unas alfombras voladoras. Y no, no me fumé nada raro cuando jugué el citado juego. Hay varios tipos de alfombras y agrupaciones de ellas, y cada una te permitirá hacer un salto de diferente altitud. Además, intercalaremos el plataformeo con hacer surf entre las dunas, evitándose asi la repetición y la sensación de linealidad.

El escenario en el que se desarrola el juego es un desierto plagado de antiguas ruinas de una civilización antigua. No se te da ninguna seña y no hay ningun camino marcado que te diga por donde ir. Es fantástico, el avance del juego es mediante puro instinto y deducción, no te dan nada masticado. La representación del desierto y de las ruinas, los efectos visuales de la arena cuando se refleja el sol en ella, es lo mejor que he visto nunca. Habrá dos escenarios más, que serán las ruinas subterráneas y la cima de la montaña.

Tus aliados serán las alfombras y un ser idéntico a ti. Juntos alcanzaréis la luz en la cumbre de la montaña.

¿En qué consiste el juego? Bueno, yo me lo he acabado y todavía no me he enterado. No sabes nada directamente del personaje, pero a través de la meditación en determinados altares, irás a otro mundo y te explicarán la historia de la civilización que creó las ruinas que te rodean. Como he comentado, no sabes nada de tí ni de tu alrededor, además de que también tienes que echarle concentración para enterarte de la historia. No te ponen nada facil sus creadores, lo que supone un aunténtico reto e innovación hoy en día, y se agradece. Es curioso que lo diga, pero al no recibir ninguna instrucción ni ningun camino a seguir, se consigue una sensación de libertad grandísima.

Un punto importante, original y muy interesante es la comunicación entre los protagonistas y con el jugador. Ya os lo estaréis imaginando, pero en todo el juego no hay un solo diálogo. Y esto va más allá de Machinarium, donde la gente se explicaba mediante dibujos. Aprenderás rapido a hablar con tu misterioso compañero. ¿Cómo? Mediante las ondas sonoras. Y del mismo modo conectarás con las alfombras, que tambien serán capaces de enviar sonidos. Lo más curioso de nuestro compañero es que no es ninguna IA. Es otro puñetero jugador jugando online. ¡Ahí está la genialidad! Cuando te das cuenta, hablas con otra persona de cualquier otro punto del mundo, ¡y os entendéis perfectamente! ¡Es increible!

Hay que decir que el juego es muy corto. Me lo acabé en media mañana, desde las 12 hasta la hora de comer. Insisto el juego es una obra de arte, pero para gente como yo, que bien por necesidad o por falta de tiempo, no nos gastamos demasiado en videojuegos, y queremos estar seguros de que lo que nos gastemos nos lo gastemos bien, quizás no valga la pena. Si de verdad juegas a los videojuegos con un fin práctico de ocio, The Journey no será tu juego. En cambio, si valoras la calidad y el arte sobre todas las cosas, y tu lema es “Lo corto y bueno, dos veces bueno” The Journey es tu juego. “¿El juego es bueno?” Sí “¿Me lo recomiendas?” No si no te sobra dinero, sale bastante más rentable irte de cervezas con los amigos.

Conclusión

A estar alturas y para muchos, The Journey simboliza una innovación y belleza pertenecientes al arte clásico. Se convertirá en un grande y con razón, una jugada a todo o nada por parte de Thatcompanygame, que, gracias a su empeño, dedicación y cariño han enseñado a algunos y recordado a otros que para hacer un juego de tantísima calidad no hacen falta cifras multimillonarias. Los avances en cuanto a jugabilidad y relación con el entorno estoy seguro de que servirán de guía para la creación de futuros juegos, siendo un punto de imitación por parte de los desarrolladores y uno de beneración por parte de los jugadores. The Journey es una afirmación rotunda de que un videojuego también puede ser arte si se lo propone, y como tal, solo servirá como degustación y admiración, pues sus muy escasas horas de juego apartan toda oportunidad de diversión. Si aun así te haces con él, lo rejugarás más de una vez y te volverás a maravillar con este viaje hasta la más alta cumbre, con este viaje que se convertirá en… el viaje.

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

Educación con Velo

Para el tema de esta entrada, he pereferido escoger otro de esos temas de lo que muy pocos se dan cuenta, y es esa educación que recibimos en los centros.

A qué me quiero referir, es que en el sistema educativo de occidente, se nos enseña, como quién dice, con un velo puesto, para que no veamos lo que hace el poder, es decir, nos dan una educación básica, con sus ramas de matemáticas, lingüistica, filosófia incluso, pero no nos enseñan a mirar más allá de nuestro propio entorno, con ello me refiero a que no nos enseñan a esgrimir cúales temas nos interesan, a dilucidar cúales son las acciones que se realizan mal, cúales las que están bien, no nos enseñan a ver la realidad, e incluso me atrevería a decir, que nos enseñan a no fijarnos o a no criticar cualquier cosa que haga el poder. 

Así están saliendo las nuevas generaciones (y eso que yo pertenezco a una), completamente desvinculadas de lo que acontece en la realidad y más preocupadas por cómo viste una cantante de Disney, a cómo el Estado puede estar rebajando el salario de sus padres y por tanto el alimento que a ellos les llena el estómago. Están también menos vinculados con los temas sociales de actualidad, y me refiero a los reales, porque la cuestión del famoseo es también social, pero no en ese sentido. Y eso no es porque ellos (los “educados”) lo quieran así, que puede haberlos, es realmente porque les enseñan a pensar que la ignorancia es un buen punto de vista. 

Imagen

Este cartel lo dice todo, y es una pregunta que aún me hago…

Un loco como yo podría decir, y lo digo, que estamos bajo la dictadura cultural del capitalismo o neo-capitalismo, y de ello es culmen ejemplo la sociedad estadounidense a la que tanto nos gusta copiar. Y es que cada vez, por desgracia, nos parecemos más a ellos, propugnamos por ejemplo el valor de la libertad de pensamiento, pero en las escuelas no enseñan que en la sociedad no se piensa así y que por lo tanto está mal. 

Así es señoras y señores, no sólo nos enseñan a taparnos los ojos, la boca y las orejas, sino que además  nos enseñan a seguir a la multitud, a que alguien que diga algo, en contra de la mayoría es un loco, y a no plantearnos que a lo mejor ese loco está diciendonos la verdad, y que nosotros somos los locos y no él. 

En definitiva, cada vez más las generaciones están siendo educadas para imitar a la masa, masa  educada en los valores de la ignorancia, que tilda de raro o loco, al que es diferente, masa que prefiere escuchar a su celebritie en un reproductor, que escuchar a ese que en un esquina, cual orador en el ágora, está intentando abrirnos los ojos, o que se preocupa más de lo material y superficial que de lo realmente importante, que es la mente de una persona, o que en caso de leer textos como el que hoy escribo buscar el elemento poco importante (como por ej. dictadura del capitalismo, y tildarlo de comunista) cuando no es eso lo que hay que interiorizar. 

Y así va el mundo, todos controladitos, y bien cuidados, bajo la dictadura del estado capitalista y la “moral” (me sabe mal llamarlo moral) occidental, sin preocuparnos de sí lo que estamos haciendo está bien o mal, con ojos, oídos, boca y mente tapiadas como la ventana de una casa que ha sido abandonada.

Es por ello por lo que digo que nos educan para taparnos con un velo, un velo que no nos permite ver esto que estoy mencionando, y tildarlo de RARO, o diferente y también a que ver, oír y callar es la mejor forma de vivir, y así no poder pensar y por tanto estar siempre cubierto con ese velo del que os hablo. 

Imagen

Ver oír y callar: la mejor forma de vivir, es en la felicidad de la ignorancia

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

Reflexionando: Fuerza y ganas de vivir

Hoy voy a hablar de la fuerza. No de la física, que eso está ya muy visto, sino de la queno muchas personas tienen, la fuerza de espíritu, la voluntad y determinación. Y es que mucho hay que hablar de esto, y no soy el primero, y desde luego no seré el último. Yo os voy a hablar desde mi experiencia, que, para bien o para mal, son muchas.

¿Por dónde empezar? ¿Qué tal un ejemplo típico de los que yo pongo para concretar de lo que estamos hablando? Todos habéis recibido palos en esta vida, de eso seguro, otros menos (niños de papá, a esos que (como yo digo) les das con la mano abierta) y otros más. Lo encontramos por todas partes.

yo estoy estudiando ingeniería… ¿Y sabéis por qué hay tan pocos ingenieros? Porque solo acaban la carrera aquellos cuya determinación es MUY fuerte. Mentalmente, recibes palizas continuas, y las épocas de exámenes es cuando nuestro cuerpo soporta una tensión ssobrehumana. Gente que ha podido echarle perfectamente 2000 horas de estudio en una asignatura, luego suspende, simple y llanamente. Pero no nos rendimos por ello, nos levantamos después de semejante paliza, y decimos: ¡Bueno, cuál es el siguiente! Con una sonrisa en la cara. Los ingenieros por lo tanto no solo tienen un completo conocimiento, sino también una fuerza de lucha que pocas personas tienen (estadísticamente, todo sea dicho). Hablo desde mi experiencia, no digo que los médicos, los econmistas o los abogados se rasquen la barriga, no me malinterpretéis.

jijijijiji no voy a aprobar una jijijiji JAJAJAJAJA

Gente que lucha con un cáncer con tal de vivir, personas que, aún estando inválidos, no dejan de crecer y esforzarse. No importa la ostias que les de la vida, ellos siempre reaccionarán con optimismo, pues todavía viven para contarlo. A eso llamo yo personas con determinación y el espíritu no es otra cosa que la fuerza que nos viene desde dentro y que nos impide tirar la toalla.

En resumen y esencia: La fuerza surge con el deseo de cambiar una realidad, de negarla, o según como se vea, incluso de mantenerla.

Se me plante ahora otra pregunta… ¿Y entonces cuál es el origen de querer convertir la realidad? Quiero que miréis mi entrada sobre el Necrovitalismo. Una vez leído, podemos reflxionar a gusto. El mismo deseo de querer cambiar la realidad es el mismo de querer alcanzar nuestra muerte óptima. Quiero morir de ésta manera, así que tengo que cambiar la realidad de tal forma en tales puntos de mi vida.

Pero la vida no te pone fácil nada. Tu fuerza de voluntad es lo que hará que, en momentos en los que flaquees en tu viaje, en momentos en los que veas borroso tu objetivo y que se desvíe el camino hacia tu muerte, rectifiques y sigas recto, corras con todas tus fuerzas y no mires atrás. Todos tenemos un objetivo, y aquellos no han encontrado su razón de ser, también lo tienen, pues es encontrarlo.

Pero aun con todas nuestras fuerzas, hay veces que la vida te rompe las piernas e impide que sigas corriendo. Es una triste realidad esa, pues te quedas estancado en esa realidad. Todo se va al garete y tu meta a alcanzar ahora está más lejos que nunca. Hay veces que simplemente no somos lo suficientemente buenos para llevar a cabo las decisiones que nosotros queremos. Hay cosas que se nos escapan de las manos. Y esas situaciones se dan por puro azar, y te puede pasar a tí cualquier día de estos. Por lo tanto para alcanzar nuestra forma de morir, tenemos que tener suerte. Sobretodo eso, suerte.

Conclusión final: La fuerza de voluntad lo único que hace es proporcionarnos más oportunidades a elegir, de forma que podamos alcanzar las formas más insólitas y excelentes de morir. Pero hace falta suerte, mucha suerte para llevar acabo tareas tan titánicas.  De esta forma de pensar es de donde procede la creencia del destino, aunque como ya supondréis, yo no creo en tal cosa. A mi parecer es más como una enorme tirada de dados, simple probabilística. Yo lo veo a lo mejor demasiado simple y crudo, pero es esta forma de pensar la que decidido compartir con vosotros.

Postead vuestra opinión, vosotros seguro que tenéis otra manera de ver este tema, y no por ello va a ser menos interesante.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Análisis: Rayman Origins

Me ha costado conseguirlo, pero ya lo tengo en mi poder. Rayman Origins es un juego que llevaba esperando mucho tiempo, del cual ya había hablado antes y de la gran espectación que tenía sobre este juego. Pues es de los pocos juegos de este generación que ha cumplido con creces. Veamos porqué.

Historia y entorno

Vale, guión, guión, lo que se dice guión, no tiene. No hay una historia transcendente en la que tengas que salvar al mundo del típico malo malísimo. La historia empieza porque unas criaturas subterráneas se cabrean con Rayman y su gente porque roncan mucho… y no hay nada más. Ante esta situación, yo digo: ¡VAYA PAR DE COJONES! y seguidamente me descojono. Porque no necesita más el juego. No hay largos diálogos tediosos para meter paja. Este tipo de juegos no los necesita en absoluto.

Básicamente en el juego tienes que salvar, primero a unas hadas pechugonas, que cada una te dará un poder (la música sensual que sale cuando te lo dan y una mirada lasciva a ambos lados de parte de la salvada, como si estuvieran estudiando qué polla elegir… Bueno, el juego es para mayores de 3 años, sólo digo éso). Tras salvar a todas las hadas y alcanzar todos los poderes, vamos a por los bosses, reyes de sus mundos que han sido transformados. Los salvamos, vamos al ultimo mundo, pateamos el trasero de todos los malos, ¡y a volver a roncar! Un resumen de la historia, ni giros argumentales ni pollas en vinagre.

Recomendado para 3 años… síiiii claaaaaaro

Mundos. En total hay 11 mundos, de los cuales 4 son copias más complicadas de otros 4. Dos con parte del mundo final y el que queda es donde podremos cambiarnos de traje y acceder al nivel más difícil de todos (no os lo creeréis, pero ese nivel está lleno de viejas zombis que te dan bolsazos mientras riegan a sus plantas asesinas, muy heavy metal hermanos). Es bastante abstracto explicarlo así, pero más simple no lo puedo poner.

En cuanto a los escenarios de los mundos, son puras obras de arte, llenos de color, alegría, surrealismo y pinchos. Hay pinchos por todas partes. Nunca acaban. Pasamos por un mundo industrial, una selva, un desierto lleno de dilleridús (no se como se escribe, vale), un subterráneo lleno de lava y pimientos picantes, un iceberg con dinosaurios escupefuego camareros. De verdad, parece que no pero este tipo de detalles es lo que le da gracia y fuerza a un juego. Se nota que han currado y le han puesto cariño a este trabajo.

Los mundos con los personajillos son los mundos derivados de a los que están unidos. Así se entenderá mejor, digo yo.

Escena REAL del juego.El multijugador es brutalmente divertido, y a la antiua usanza.

Jugabilidad

La curva de nivel es jodidamente perfecta. Todo hay que decirlo. No hay elección de dificultad, sino que la dificultad radica en completar el juego totalmente.

  • Para los que se encaran por primera vez a un plataformas, acabar el juego les será de dificultad media-alta, y les costará la vida conseguir todos los dientes (lo de los dientes lo explicaré ahora).
  • Para los que ya tienen experiencia en esto, acabar el juego será de dificultad baja-media, pillar los dientes será de dificultad media-alta, y pillar los electoons será una tarea MUY ardua.
  • Para los que nos conseguimos acabar el Rayman 1, este juego te lo acabas a la primera, te matarán unas cuantas veces en las persecuciones de las cajas, le echarás unos cuantos intentos más en pillar los electoons, y nuestro desafío será el último nivel tras conseguir las cajas, y alcanzar el platino (este ha sido el único juego en el que lo he conseguido).

En el juego hay que conseguir dos cosas: electoons, que lo conseguirás al completar totalmente un nivel, conseguir todos los puntos y hacer una buena marca el modo carrera. Bien, esto es muy interesante porque esta parte del juego promueve el suicidio. Literalmente. Te matarás tú solo porque te dejaste 4 puntos mientras estaba la puntuación doble (son como los puntos, pero más tochos y, por un tiempo limitado, los puntos que ganas se duplican). Que no se te vaya de las manos, vaya ser que se te olvide un medallón y el que salte por el balcón del quinto piso seas tú ¡qué no planeas, compadre!

Luego tenemos la persecución de cajas cíclopes. Aquí los reflejos y la velocidad lo son todo. Mientras vas tras ella, el escenario se va transformando completamente, y tú tendrás que improvisar para no morir, cosa que no es fácil en absoluto, sobretodo en la parte más avanzada del juego.

Las reapariciones. La muerte en Rayman Origins está muy presente, ya sea mediante pinchos, suicidios, hijos de puta, o simplemente descuidos, y es un detalle muy bien pensado la rápida reaparición, pues debido a su dificultad, si encima tuviésemos que ver una pantalla de carga, el juego pasaría de ser un reto a ser desquiciante y poco divertido. Es un punto importante a señalar.

En realidad estas escenas no salen en el juego en ningun lado… That’s suspucious

Los controles del rayman son tremendamente simples. Saltar, atacar y correr. No hay más, ni lo necesita. Si quieres multiplicar la diversión de este juego, tenemos el modo mulltijugador EN LA MISMA PANTALLA, que parece que ahora solo existe el online, y eso es algo muy a criticar.

BSO

Ya sabéis que me desarrollo poco en el apartado del sonido porque no es algo que se pueda explicar.Para mí, la bso de este juego es la mejor que tiene PS3 actualmente (Skyrim incluido). Juega con ritmos, melodías y voces tremendamente originales, que se ajustan a la perfección a los escenarios. En resumen, una bso memorable. Os voy a poner algunas para que las escucheis, pero mientras juegas es cuando da lo mejor de sí.

Lo mejor de esta canción es la letra. La parte de “blblblbl glou glou” me caló muy hondo.

Esta última me recuerda al ost del FF 12

En conclusión

Lo mejor del juego:

  • La simplicidad con la que se desarrollan los acontecimientos.
  • De nuevo, la simplicidad de los controles y la excelente labor que han hecho a la hora de combinarlos.
  • El humor, el desenfado y la picaresca que emana continuamente del juego.
  • La diversión no deace en ningún momento del juego, aun si te lo has acabado ya. Jugar con amigos lo hace todavía más divertido.
  • La curva de dificultad, se ajusta perfectamente a nuestra habilidad, sea cual sea. Gracias al suicidio y a la rápida reaparición el juego se hace todavía más dinámico y frenético.
  • La enorme imaginación que destila del juego, derivando en escenarios con vida, coloridos y variados.
  • Buena cantidad de mundos. Más serían demasiados y la tarea a la hora de acabarlo al completo sería mucho más aburrida.
  • La persecución de los cofres es extremadamente divertida y adictiva. Un modo que esperemos que sigan incluyendo en próximos lanzamientos.
  • La BSO, extravagante, hilarante y divertida hasta decir hola. Encaja en un 100% con el juego, no podrían haberlo hecho mejor.
  • El último nivel, de proporciones titánicas. Acabarlo te dará la misma sensación que acabar con Omega. Yo tardé 6 horas en pasármelo.

Lo peor:

  • La única pega que puedo ponerle a un juego de este calibre, es que no entiendo como no lo han hecho antes.

En definitiva: Los de Ubisoft han logrado hacer una receta que logra la diversión al máximo exponente. Todas sus piezas encajan a la perfección, siguiendo con una filosofía pareja a la que llevamos en este blog. El amor a lo absurdo y surrealista, el detalle y el enorme trabajo que han hecho sus creadores sólo puede conpensarse con comprar el juego, y echarle horas, pasando el día con unos amigos mientras os pegáis puñetazos porque uno a tirado a otro a la lava.

Bueno eso es todo, espero que os haya gustado y que me dejéis un comentario ;D.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , | Deja un comentario

Industria videojueguil: ¡La pompa va a explotar!

Hoy toca una pequeña crítica contra los jefazos que se encargan de llevar las riendas de este mundillo de los videojuegos. Y es que este tema da muuuucho de lo que hablar, y aunque podría tirar todo el día escribiendo sobre esto, voy a ir al grano (más o menos).

Clara está la evolución de los videojuegos durante el paso de estas últimas décadas. Pasamos de ir a las salas recreativas con las pesetas para echar unas partidillas a tener nuestra propia consola con juegos propios. Hoy en día el monopolio de las consolas se centra en tres grandes multinacionales, para todos ya harto conocidos, Sony, Microsoft y Nintendo, cada una con sus aparatejos y sus historias (Pc va por otro lado, que ya comentaré en otra entrada si eso).

Si te digo esos tres nombres propios, una cosa se nos viene a la cabeza: ¡Rivales! En mi opinión, nada más lejos de la realidad. Si hubiesen querido, estas empresas ya se habrían comido unas a otras. Pero no. A veces da la tremenda impresión de que está todo pactado, como si ellos mismos se repartieran la parte del público a cubrir.

Lejos quedan ya esos días en los que los juegos competían por calidad, no por recaudación. Sagas de juegos que llegan a términos absurdos porque venden y llevan el mismo nombre que sus predecesores. Final Fantasy,  Spyro, Crash Bandicoot, Megaman son solo algunos nombres de videojuegos en los cuales la calidad de sus entregas decreció a lo largo del tiempo.

– Snake, tómate las pastillas de la tensión. ¡Ya eres mayorcito para ocultarte con las cajas, Snake!… ¿Snake? ¿¡Snake!? ¡¡¡SNAAAAAAKE!!!

Ahora lo que mueve esto es el dinero. La pasta, la guita, la plata, el parné, los verdes, ya me entendéis zagales. Y con la llegada de internet llegaron los DLCs. Una forma, al principio buena y original, de extender el contenido jugable de un producto, de añadirlo. La ansia viva tira demasiado, pequeños saltamontes, ahora los DLCs sirven para completar un producto por el que ya pagastes en un principio.

La metáfora que se suele poner en estos casos es la del trozo de pizza. Tu pagas por una pizza, y ellos te entregan 6 de 8 trozos. Los otros 2 trozos te los vuelven a vender en forma de DLCs de una pizza, cuando deberían de darte los 8 trozos y darte la posibilidad de comprar más luego.

El ejemplo más claro se lo lleva el ahora novísimo Final Fantasy XIII-2. Un juego de unas 50 horas de juego, que, para ser un RPG, es la mitad de a lo que estamos acostumbrados. Pero no viene al caso. Lo que sí viene al caso es el inmenso contenido adicional que acompaña el juego, y que puedes conseguir siempre que quieras, tirando de bolsillo. Por lo tanto, si el disco en un principio te costaba 70€, el juego completo puede costarte más de 100€ fácilmente.

¡DLC de Tetris! ¡La pieza I! En serio, como no consigas este DLC, estarás jodido PARA SIEMPRE.

En resumen, tenemos un incremento brutal del precio del producto, así como consolas que cada vez se quedan obsoletas en menos tiempo. La pregunta más importante que tenemos que hacernos ahora es… ¿Ha valido la pena? Desde luego, los anuncios y los portavoces de las empresas dan un sí rotundo. En mis análisis lo repito muchas veces, pero os voy a recordar cuál era la función de un videojuego de nuevo.

La función de un videojuego ha sido, es y será siempre entretener. ¡Déjate de gilipolleces de juegos educativos y que te ayuden a quemar grasa! Por lo tanto a la pregunta de antes hay que contestarla con otra pregunta… ¿Hacen igual de bien su función ahora los videojuegos? ¿Lo hacen mejor? ¿Peor? Esto es algo que solo tú puedes contestar, es una cuestión de gustos.

En mi caso, la calidad de los juegos, y por lo tanto del cumplimiento de su función, ha bajado considerablemente salvo, no gracias a Dios, alguna que otra excepción.  Juegos como el Metroid de Snes me  divierten más que cualquier Call of Duty, por muy modern warfare que sea. Pensáoslo dos veces antes de compraros un juego nuevo, cuando todavía tienes joyas a las que jugar.

En conclusión: El precio aumenta pero, en general, no la calidad del producto, dando como frutos continuaciones con un proceso de creación que no llega a dos años. Y esto no seguirá así para siempre.

Posible desenlace de los hechos: la pompa con la que se están forrando ahora un día les explotará en la cara y se producirá una crisis en este sector tan importante para algunos de nosotros.

Pero no todo es malo. En esta generación es cuando hemos visto las mejores recreaciones de anime en los videojuegos. Y aunque Sony, Microsoft y Nintendo sigan a lo suyo, hay empresas como Stream que sí se interesan en recompensar al jugador y no a ellos mismos. Desde luego, me parece muy digno de elogio.

Bueno, eso es todo. Es una parrafada impresionante pero es lo que hay. Mi más sincera gratitud y enhorabuena a quien haya conseguido leerlo entero de un golpe. Esto es todo por hoy chicos, ¡No olvidéis dejarme un comentario con vuestra opinión!

Publicado en Uncategorized | 2 comentarios