Industria videojueguil: ¡La pompa va a explotar!

Hoy toca una pequeña crítica contra los jefazos que se encargan de llevar las riendas de este mundillo de los videojuegos. Y es que este tema da muuuucho de lo que hablar, y aunque podría tirar todo el día escribiendo sobre esto, voy a ir al grano (más o menos).

Clara está la evolución de los videojuegos durante el paso de estas últimas décadas. Pasamos de ir a las salas recreativas con las pesetas para echar unas partidillas a tener nuestra propia consola con juegos propios. Hoy en día el monopolio de las consolas se centra en tres grandes multinacionales, para todos ya harto conocidos, Sony, Microsoft y Nintendo, cada una con sus aparatejos y sus historias (Pc va por otro lado, que ya comentaré en otra entrada si eso).

Si te digo esos tres nombres propios, una cosa se nos viene a la cabeza: ¡Rivales! En mi opinión, nada más lejos de la realidad. Si hubiesen querido, estas empresas ya se habrían comido unas a otras. Pero no. A veces da la tremenda impresión de que está todo pactado, como si ellos mismos se repartieran la parte del público a cubrir.

Lejos quedan ya esos días en los que los juegos competían por calidad, no por recaudación. Sagas de juegos que llegan a términos absurdos porque venden y llevan el mismo nombre que sus predecesores. Final Fantasy,  Spyro, Crash Bandicoot, Megaman son solo algunos nombres de videojuegos en los cuales la calidad de sus entregas decreció a lo largo del tiempo.

– Snake, tómate las pastillas de la tensión. ¡Ya eres mayorcito para ocultarte con las cajas, Snake!… ¿Snake? ¿¡Snake!? ¡¡¡SNAAAAAAKE!!!

Ahora lo que mueve esto es el dinero. La pasta, la guita, la plata, el parné, los verdes, ya me entendéis zagales. Y con la llegada de internet llegaron los DLCs. Una forma, al principio buena y original, de extender el contenido jugable de un producto, de añadirlo. La ansia viva tira demasiado, pequeños saltamontes, ahora los DLCs sirven para completar un producto por el que ya pagastes en un principio.

La metáfora que se suele poner en estos casos es la del trozo de pizza. Tu pagas por una pizza, y ellos te entregan 6 de 8 trozos. Los otros 2 trozos te los vuelven a vender en forma de DLCs de una pizza, cuando deberían de darte los 8 trozos y darte la posibilidad de comprar más luego.

El ejemplo más claro se lo lleva el ahora novísimo Final Fantasy XIII-2. Un juego de unas 50 horas de juego, que, para ser un RPG, es la mitad de a lo que estamos acostumbrados. Pero no viene al caso. Lo que sí viene al caso es el inmenso contenido adicional que acompaña el juego, y que puedes conseguir siempre que quieras, tirando de bolsillo. Por lo tanto, si el disco en un principio te costaba 70€, el juego completo puede costarte más de 100€ fácilmente.

¡DLC de Tetris! ¡La pieza I! En serio, como no consigas este DLC, estarás jodido PARA SIEMPRE.

En resumen, tenemos un incremento brutal del precio del producto, así como consolas que cada vez se quedan obsoletas en menos tiempo. La pregunta más importante que tenemos que hacernos ahora es… ¿Ha valido la pena? Desde luego, los anuncios y los portavoces de las empresas dan un sí rotundo. En mis análisis lo repito muchas veces, pero os voy a recordar cuál era la función de un videojuego de nuevo.

La función de un videojuego ha sido, es y será siempre entretener. ¡Déjate de gilipolleces de juegos educativos y que te ayuden a quemar grasa! Por lo tanto a la pregunta de antes hay que contestarla con otra pregunta… ¿Hacen igual de bien su función ahora los videojuegos? ¿Lo hacen mejor? ¿Peor? Esto es algo que solo tú puedes contestar, es una cuestión de gustos.

En mi caso, la calidad de los juegos, y por lo tanto del cumplimiento de su función, ha bajado considerablemente salvo, no gracias a Dios, alguna que otra excepción.  Juegos como el Metroid de Snes me  divierten más que cualquier Call of Duty, por muy modern warfare que sea. Pensáoslo dos veces antes de compraros un juego nuevo, cuando todavía tienes joyas a las que jugar.

En conclusión: El precio aumenta pero, en general, no la calidad del producto, dando como frutos continuaciones con un proceso de creación que no llega a dos años. Y esto no seguirá así para siempre.

Posible desenlace de los hechos: la pompa con la que se están forrando ahora un día les explotará en la cara y se producirá una crisis en este sector tan importante para algunos de nosotros.

Pero no todo es malo. En esta generación es cuando hemos visto las mejores recreaciones de anime en los videojuegos. Y aunque Sony, Microsoft y Nintendo sigan a lo suyo, hay empresas como Stream que sí se interesan en recompensar al jugador y no a ellos mismos. Desde luego, me parece muy digno de elogio.

Bueno, eso es todo. Es una parrafada impresionante pero es lo que hay. Mi más sincera gratitud y enhorabuena a quien haya conseguido leerlo entero de un golpe. Esto es todo por hoy chicos, ¡No olvidéis dejarme un comentario con vuestra opinión!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Industria videojueguil: ¡La pompa va a explotar!

  1. De toda la vida en el sector del entretenimiento virtual siempre fue llevada por razones económicas. Lo que pasa actualmente es que antes las capacidades gráficas de los juegos eran mucho más limitadas y el diseño se centraba en otros aspectos. Si vamos despacio podemos decir que el orden de las preferencias en las que se centraba era la siguiente:

    80’s: JUGABILIDAD

    90’s: ARGUMENTO Y DESARROLLO DE ESTRUCTURA

    00’s: GRÁFICOS Y MOTORES.

    Por no hablar de que la piratería, (Y no estoy criticando ni culpabilizando el fenómeno), que poco a poco ha hecho más accesible los juegos, por lo tanto, es importante reseñar que antes se construían los juegos para que durasen, y se trataba de ir componiendo una dificultad ascendente que variaba según lo que se escogía (Reseñemos el hecho también de que antes los juegos eran enfocados a una minoría adolescente que poco a poco fue creciendo y variando). Pero ahora como cualquier niño de tres años podría jugar y también cualquier viejo achacoso sin reflejos… y sumamos el hecho de que cuanto más pasa el tiempo más capacidad tienen las empresas de producir y crear nuevos productos a más velocidad, pues lógicamente los juegos ahora son cada vez más cortos y pequeños con el objetivo de que se consuman rápidos y se compren nuevos productos al año, y a veces incluso, al mes.

    En cuanto al hecho de que no se ve imaginación, en todo producto de consumo argumental o ideológico existe ese problema. Es decir; no sólo le pasa a los videojuegos, ya estamos hartos de ver un número ingente de secuelas, precuelas y reversiones de otras películas que se han creado, y aunque tengo que admitir que estos últimos años han ascendido este tipo de productos, estos siempre han existido. Por ejemplo, todas las versiones que se han hecho a lo largo de los años de Drácula o de Sherlock Holmes en el cine…

    Si hablamos en el ámbito videojueguil tampoco se escapa: Antes las miles de versiones del Arkanoid o del Pacman llenaban las consolas, o la repetición constante de títulos saga como el Syphon Filter, Tekken, Golden Axel o Street Fighter o, en los noventa, el famoso caso de las sagas kilométricas de aventuras gráficas tales como el Monkey Island, Space Quest, Police Quest,… mejor dicho resumamos todos los “Quest” de sierra o los juegos de Indiana Jones.

    ¿A dónde quiero llegar a parar con esto?

    A lo que empecé diciendo al principio de este comentario: Siempre se han manejado por la economía, lo que pasa es que antes los jugadores y las circunstancias de dichos jugadores tenían unas exigencias distintas a las que hoy por hoy se van viendo. Económicamente antes era más rentable trabajar más las estructuras y los detalles argumentales, e incluso era más económico las ideas novedosas (hasta en las “Sagas” antiguas se puede ver mucha más originalidad si lo comparamos con los refritos que hoy por hoy se hacen cuando se continúan las sagas hoy en día) y antes, la jugabilidad y la dificultad eran más rentables. Hoy en día no…

    No sé esa es mi reflexión personal, quizás no haya sitio en el mundo videojueguil para dinosaurios como nosotros que estamos más acostumbrados a otro tipo de estructura y de mercado lúdico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s