Análisis Otaku: One Piece

ONE PIECE

MAGNIFICENCIA. Así es como describo yo a esta inmensa obra maestra del anime/manga, a partir de la cual he fundamentado una parte gruesa de mi personalidad. Lo tiene todo, y diga lo que diga de este anime se quedará corto.

Os voy a ser sinceros, no os pienso hacer un resumen tochaco (pero sí una presentación) ni a presentaros los personajes, téneis que veros la serie sí o sí. Así a las malas, visitad la wikipedia de One Piece e informáos un poco.

One Piece es el objetivo final que se ha propuesto Monkey D. Luffy, un hombre de goma gracias a las frutas del diablo, bien pues su sueño es convertirse en el Rey de los Piratas. Siempre acompañado de su sombrero de paja, luffy y sus nakamas tienen a sus espaldas más de 500 capítulos en la serie Anime y superan ya los 650 cuando hablamos del Manga, y estoy seguro de que Eiichiro Oda (autor) tiene todavía mucho que contar.

¡A la aventura!

Como buenos piratas, el Ron y la Cerveza no faltan nunca.

Bueno, de lo primero que os quiero hablar es de las sagas. Son variadísimas, intercalando entre sagas largas y muy complejas y con un final que hace temblar el mismísimo cielo con otras más cortas, más desbaratadas, más dinámicas, y más divertidas. No voy a decir nada de las sagas, pero sobretodo en las largas, podríamos escribir perfectamente un libro sobre cada una. Además, no están conectadas unas con otras, dando un cambio radical a las circunstancias por las que pasan los Mugiwara (nombre original de Sombrero de Paja) en cada escenario. Tocan temas diferentes, pero que en el fondo no nos son del todo nuevos. Como ejemplo, hay sagas en las que hallamos conspiraciones contra el gobierno mundial, dictaduras de un “Dios” todopoderoso que reina mediante el miedo, la discriminación y opresión entre distintas razas, la nobleza acomodada y ególatra a la que hay que tenerle tanto amor como temor, una guerra civil, y un montón más de historias que no vienen a cuento porque debéis de descubrirlas vosotros mismos. Os lo he resumido muy a lo bestia, pues cada historia tiene su origen, y Oda es capaz de darnoslo con un aire fresco y revitalizante, a su manera. Y es que lo interesante de estos temas son las reacciones de nuestra querida banda pirata. Al igual que en las sagas, los pasados de nuestros personajes serán complicados, incluso traumáticos Te llegarán al alma.

Al igual que las sagas, el mundo es muy variado y diversificado, desprendiendo una imaginación bárbara. Además, al cambiar de emplazamiento también cambia la perspectiva de los personajes pertenecientes a ella. Por lo tanto, no estamos hablando solamente de un cambio de escenario, sino también de cultura y sociedad. Es bastante más gordo de lo que parece en un principio cuando me leéis.

El fundamento científico del propio mundo está jodidamente bien pensado, y un ejemplo son las explicaciones físicas de las corrientes. Con esto no hacemos más que dar todavía más realismo al mundo de One Piece, porque además Oda también explica detalladamente la composición del propio mundo, narrando cómo están distribuidos los océanos y la tierra en un mundo repleto de agua. Tengo que insistir en esto porque el tío se saca verdaderas genialidades de la manga, siempre coherentes e ingeniosas.

De verdad que hay que persistir en este hecho, porque mientras otros simplemente dejan un velo de misterio con respecto al entorno, Oda da todos sus esfuerzos para que no haya un solo agujero en la representación del universo que ha creado. Hay mangas situados en un mundo fantástico (ej: Naruto, Hunter X Hunter, Dragon Ball…), en nuestro propio mundo (Monster, Hellsing, los mangas estos puercos de chicas adolescentes calienta pollas, Hamtaro (sí, por qué no) y un largo etcétera del que no quiero saber nada por ahora) pero One Piece va un paso más allá y recrea un mundo totalmente imaginario pero con todas las características de un mundo real, y tras tantos años siguiendo la serie, solo le he encontrado un punto flaco: le vendría bien más multiculturalidad. Nadie es perfecto.

¡¿Pero tu que coño fumas?!

Llegamos al punto en el que seriamente se nos plantean dudas sobre el estado mental de quien ideó esta serie: los personajes.

Los personajes. Si no llega a ser por esto, One Piece sería una serie muy buena, pero no la mejor. Esto es lo que hace que la serie realmente única y original. Y conforme vas avanzando en los capítulos las dudas sobre la droga que fumaba Oda para crear a estos personajes se hace más consistente. Como podéis ver ahí arriba, ese es uno de los personajes más extravagantes que te puedes encontrar en la serie: Bon Kure (sí arriba pone Bon Clay, pero en japo es Bon kure) , alias: Mr. 2.

Imposible describirlos porque la gracia es que se salen de tu imaginación. Voy a intentar explicarlo con un símil: imagínate que una ardilla bipolar decide hacerse cisne pegándose plumas alrededor del cuerpo mientras va dando patadas aleatorias a todo el mundo intentando representar el lago de los cisnes. Bien, esa sensación que recorre tu cuerpo ahora mismo es la misma que recibirás cuando conozcas a Mr. 2.

Una de las escenas más absurdas de One Piece. Para los que no los sepais, Tekkai es una técnica para que nuestro cuerpo adquiera la consistendia del acero, de forma que sea imposible cortarte con un objeto cortante. Siento no haber podido poneroslo en español D:

Sólo hay una serie que haya superado en este aspecto a One Piece: Bobobo. El rey del absurdo, cómo no. Para los que no la conozcáis, ¡dios santo! Tenéis mucha tarea pendiente.

Gomu Gomu No…

Llegamos a una arte importante de nuestro análisis: los combates.

Como buen Shounen, las batallas en One Piece están muy presentes. La calidad de sus batallas varía según tus gustos. Claramente hay dos maneras en las que se entablan las batallas en One Piece. Primeramente, con los bestiajos, véase Luffy, Zorro y Sanji con su típica fuerza mostruosa. Y luego están los que tiran de inteligencia para entablar sus peleas, refiriéndome a Nami, Ussop y Chopper por ejemplo.

En definitiva: tenemos batallas para todos los gustos, algunas basadas en estratagemas realmente sorprendentes. Tanto si te gustó Dragon Ball como Pokémon, te gustará esta serie.

Por supuesto ponerme a hablar de las batallas sería perder el tiempo, aunque sí os voy a puntualizar que las batallas tochas de luffy suelen ser terriblemente intensas y agonizantes. Os voy a resumir  las batallas de Luffy con una cita de un personaje y una imagen interesante:

“De vez en cuando te encuentras a gente como él. Gente que arriesga su vida una vez que ha decidido el motivo de su lucha, tener enemigos así es algo muy complicado: Luchará hasta el final. Sin importarle si gana o pierde”

“Vivir o morir. En un duelo pirata, aquél que duda, aunque sea por un segundo, pensando en la muerte, será el que pierda con toda seguridad. Y al menos… ese chico no ha dudado en ningún momento. ¿Es esa determinación la que le hace levantarse una y otra vez? ¿O es la simple convicción de que no va a morir?”

Y por último pero no menos importante: la banda sonora.

Creada por Tanaka Kouhei y Hamaguchi Shiro, el OST de One Piece iguala a bandas sonoras tales como la de Naruto (que no Shippuden, cuidado). Un trabajo sobresaliente que deja el listón muy alto. La calidad del OST decae un poco con el cambio que se hace en la segunda mitad actual de la serie, cosa que al parecer va a cambiar radicalmente con la llegada de la nueva temporada de One Piece (la mitad real de la serie).

Ya sabéis como soy con esto, sinceramente a lo mejor no le pondría un diez, pero contando sólo con el despunte de calidad al principio de la serie, tiene un 9.5 fácil. Una pena que más tarde la banda sonora pase a un segundo plano. Tengo la gran esperanza de que la cosa cambiará en los próximos capítulos.

Para finalizar la entrada y como resumen final: estamos delante de uno de los manga y anime más influyente de todos los tiempos, y mi opinión es respaldada por la crítica (que puede que no sean tan extremistas como yo) y por sus cifras de ventas por todo el mundo. Es una serie que te encandila desde el principio, con sus personajes, con sus situaciones y con sus personalidades. Reirás con ellos, llorarás con ellos, sufrirás en los peores momentos con ellos y te alegrarás de las victorias con ellos. Si lo sabes apreciar, será una de esas obras que te cambiarán la vida y tu forma de admirar el mundo. Además su traslado al anime es de lo mejor que te puedes encontrar, y no te retirará como otras series al manga.

Si no sabías de esta serie antes y te empiezas a preguntar qué cojones haces que no lo estás viendo, te doy los primeros pasos para que empieces a verlo, dándote la dirección del mejor fansub actual de habla hispana: Redlinesp.

Bueno chavales, que ya acabo. Aquí lo dejo por hoy, si queréis más Time for Toons ponedme un comentario y si os apetece dadme ideas ;D.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Análisis Otaku: One Piece

  1. Roy Ramker dijo:

    Muy grande One Piece, desde fuera puede parecer un shonen piños más del montón, sobretodo por el flojo inicio, pero compadezco a todos los que se pierdan tan magna obra por este tipo de prejuicios y etiquetas que no llevan a nada.
    Oda ha creado un mundo y un universo difícilmente repetible, ¿Cuántas obras pueden superar los 600 capítulos o 15 años de publicación (y lo que queda xD) sin caer en la rutina ni monotonía? Es increíble la imaginación y el arte que atesora el maestro Oda.

  2. Roy Ramker dijo:

    ¡Hey! ¿Sigues en activo por la blogosfera?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s